París

París, todos alguna vez han imaginado a París, yo lo imaginaba un poco menos demasiado lleno de gente y turistas. París, o bien el centro histórico es 100% turístico, un Disneyland francés. O eso fue mi experiencia. Viajaba con mi amiga y su amiga. Llegamos no se porqué en metro, creo que porque llegamos en avión o tren de otra estación.

Ese día hacía frío pero al salir recuerdo el lugar gris, pero alegre con los juegos, las luces y los niños. 

Pero la estación del metro nos dejó justo debajo de donde ponen los juegos mecánicos de la feria navideña. Ese día hacía frío pero al salir recuerdo el lugar gris, pero alegre con los juegos, las luces y los niños. A pesar de ser un día gris y frío la gente llenaba de alegria esa plaza. Al fondo había un edificio con esculturas y se veía iluminado naturalmente azul.

Las cosas pasan tan rápido que ignoro el rededor, una de las cosas que puedo recordar es encaminarnos al museo de Louvre, así que de alguna manera nos dirigimos hacia allá. No, miento, lo que teníamos que hacer era llegar al hostal. En verdad que no lo recuerdo, o si mal no recuerdo arribamos a la dirección marcada en el iPod touch. Por fuera era una casa parisina contemporánea en los suburbios. Pero al entrar te das cuenta de cómo el negocio de la hostelería había cobrado fuerza en aquellos años. El lobby estaba iluminado por luces neón moradas, azules y rosas, las tiras de colores bordeaban los marcos de las ventanas y las puertas. Todo tenía un ambiente juvenil, relajado, el recibidor no constaba mas que de una pequeña computadora y en una esquina donde una mujer nos provino de la llave para el cuarto.

Comments

Popular posts from this blog

Un niño y Tláloc